ETAPAS DE LA VIDA - BRACKETS

Problemas Comunes: Uso De Brackets

Compartir

La importancia de una higiene bucal adecuada en los pacientes que llevan aparato

El propósito de una higiene bucal adecuada no es solo tener una dentadura bonita. Es la clave para prevenir problemas dentales comunes como la gingivitis, el sarro y la desmineralización. Una limpieza bucal exhaustiva es más difícil con aparato, por lo que llevarlo crea una mayor propensión a desarrollar estos problemas que no llevarlo. Estos problemas dentales ya son desagradables por sí solos, pero si no se tratan también pueden derivar en trastornos de salud bucal más graves. Además, pueden prolongar el tratamiento con aparato. En algunos casos de enfermedad periodontal u otros problemas de salud bucal, el ortodoncista puede incluso quitar el aparato, esperar a que las encías y la boca se curen y, después, volver a ponerlo.

¿Qué problemas puede causar llevar aparato?

Desmineralización

  • La desmineralización suena bastante grave, y lo es. Este problema se produce cuando los restos de comida que quedan en los dientes entran en contacto con bacterias, lo que crea ácido. Este ácido extrae calcio y fosfato de los dientes, lo que provoca descalcificación y la aparición de «manchas blancas». Las manchas blancas se distinguen por unos pequeños cuadrados blanquecinos que rodean la zona en la que una vez estuvo el aparato. Estas manchas blancas también pueden ser muy sensibles. Es importante tener en cuenta que, de por sí, el aparato no mancha: todo aquel que no cuide bien su dentadura puede desarrollar manchas blancas. No obstante, llevar aparato crea una mayor propensión a la descalcificación debido a que el aparato actúa como una excelente trampa para los restos de comida. Desafortunadamente, estas manchas por desmineralización suelen ser permanentes y pueden provocar caries. Puedes prevenir la desmineralización cepillándote después de cada comida, usando hilo dental a diario y reduciendo el consumo de bebidas carbonatadas.

Gingivitis

  • La gingivitis se produce cuando los tejidos que rodean los dientes se inflaman y es la fase inicial de la enfermedad periodontal. Quienes la desarrollan pueden sufrir sangrado, dolor, enrojecimiento o inflamación. La gingivitis es reversible, pero debes tratarla. También puede prolongar el tiempo que los niños necesitan llevar aparato.

  • Cualquiera puede desarrollar gingivitis, pero la dificultad que supone limpiar alrededor de la línea gingival cuando se lleva aparato hace que en estos casos sea especialmente necesario prestarle atención. Para ayudar a prevenirla, asegúrate de cepillarte después de cada comida y de usar hilo dental, como mínimo, una vez al día.

Sensibilidad

  • La sensibilidad puede producirse cuando la capa subyacente de la dentadura queda expuesta como resultado de la recesión del tejido gingival. las raíces de los dientes, que no están protegidas por esmalte duro, contienen miles de pequeños túbulos que conducen al centro del nervio del diente (la pulpa). cuando quedan expuestos, estos túbulos permiten que estímulos como los alimentos calientes o fríos activen el nervio del diente y es esta estimulación lo que causa el dolor. la sensibilidad puede causar dolor cuando se consumen bebidas o alimentos calientes, fríos o dulces, e incluso al inhalar aire frío. aunque una sensibilidad temporal después de un ajuste es normal, debes informar al ortodoncista si tienes los dientes crónicamente sensibles.

  • Cualquiera puede sufrir sensibilidad, pero quienes llevan aparato son especialmente propensos, ya que en este caso la limpieza es más difícil y una higiene bucal deficiente puede provocar una irritación o recesión de la línea gingival. para ayudar a prevenir la sensibilidad, cepíllate bien después de cada comida y usa hilo dental, como mínimo una vez al día.

Placa

  • La placa es una capa bacteriana incolora y viscosa que se forma constantemente en la boca. se produce como resultado de la combinación de saliva y partículas de comida. la placa se combina con azúcares para formar un ácido que es perjudicial para los dientes y las encías, ya que causa caries, enfermedad periodontal, formación de sarro y otros problemas dentales. cualquiera puede desarrollar placa, pero, como ocurre con otros problemas dentales, la dificultad que supone limpiar alrededor del aparato hace que en estos casos sea especialmente necesario combatirla. la placa empieza a formarse solo 4-12 horas después del cepillado; por eso, es sumamente importante cepillarse dos veces al día como mínimo y usar hilo dental a diario.

Sarro

  • El sarro, a veces denominado cálculo, es placa endurecida que se forma en la superficie del diente. se trata de un depósito en forma de costra que puede retener las manchas en los dientes y causar decoloración. el sarro puede empezar a desarrollarse transcurridas solo 24 horas y puede dificultar la eliminación de placa recién formada. se puede formar a lo largo de la línea gingival, justo debajo de las encías y alrededor de los brackets y otros aparatos ortodónticos. cepillarse los dientes y usar hilo dental regularmente es esencial para prevenir la formación de sarro. una vez que se ha formado sarro, solo un dentista o higienista puede eliminarlo.

Mal aliento

  • El mal aliento, conocido también como halitosis, suele ser consecuencia de una higiene bucal deficiente, problemas médicos o hábitos como el tabaquismo o el consumo de determinados alimentos. no obstante, el mal aliento que se produce únicamente después de ponerse aparato viene causado casi con toda probabilidad por una higiene bucal deficiente. las bacterias que se alimentan de los restos de comida presentes en la boca son las causantes del mal olor. ello significa que cualquier pequeña partícula de comida que quede atrapada en los brackets o entre los dientes va a contribuir al mal aliento.

  • El aparato contiene numerosos espacios pequeños en los que pueden quedar atrapados restos de alimentos, por lo que los hábitos que funcionaban bien a la hora de lavarte los dientes antes de ponerte aparato podrían ya no ser suficientes. es importante cepillarse los dientes inmediatamente después de comer o picar o, como mínimo, enjuagarse bien los dientes con agua o colutorio si no es posible cepillarse. el olor y las bacterias causantes del mal aliento también se pueden adherir a un aparato no fijo (como los retenedores o alineadores transparentes), así que asegúrate de quitártelo antes de comer aunque solo vayas a comer un poco.