POR QUÉ ORAL-B - CEPILLOS ELÉCTRICOS ORAL-B

Cómo limpiarse los dientes correctamente

Compartir

El cepillado de los dientes y el uso del hilo dental van de la mano como bases de un buen cuidado bucodental, y una técnica adecuada es importante para ambas actividades. Utilizar las técnicas correctas para cepillarse los dientes dos veces al día y usar el hilo dental contribuirá a favorecer la salud bucodental a largo plazo. Aunque te hayas cepillado los dientes y utilizado el hilo dental desde la infancia, es posible que hayas desarrollado algunos malos hábitos a lo largo de los años, como cepillarte con demasiada fuerza, no prestar atención a los dientes posteriores y olvidarte de utilizar el hilo dental. Recuerda estas técnicas generales cuando te cepilles los dientes, ya sea antes o después de usar el hilo dental:

  • Sujeta el cepillo de dientes en un ángulo de 45 grados hacia la línea de las encías.

  • Cuando te cepilles los dientes, mueve el cepillo hacia delante y hacia atrás con suavidad, con un movimiento circular sobre la parte delantera, trasera y superior (superficie de masticación) de los dientes. No frotes con fuerza a lo largo de la línea de las encías, ya que puedes irritarlas.

  • Acuérdate de cepillar (y usar el hilo dental) detrás de los dientes delanteros inferiores (de abajo). Utiliza las cerdas superiores del cepillo para llegar a esta zona. Si te resulta complicado llegar con el hilo dental normal, prueba a utilizar un portahilos o un arco para hilo dental desechable.

Otros elementos del cuidado bucodental completo son el cepillado de la lengua. Así, refrescarás tu aliento y eliminarás más bacterias causantes de caries. Además, si tienes posibilidades de acumular placa o de sufrir enfermedades periodontales, plantéate añadir un enjuague bucal antiséptico a tu rutina de cuidado bucodental completo.

Cómo cepillarse los dientes con un cepillo manual

Aprender a cepillarse los dientes correctamente es el primer paso para mantener una buena higiene bucodental y unos dientes y encías sanos. Además, ayuda a minimizar el riesgo de caries y problemas de encías, las principales causas de pérdida de piezas dentales.

Antes de empezar

Aunque existen varios métodos para cepillarse los dientes con un cepillo manual, pide siempre consejo a tu dentista y procura seguir sus instrucciones. Para empezar, utiliza pasta de dientes con flúor con un cepillo de dientes de cerdas suaves y no olvides cambiarlo cada tres meses.

Dos minutos, dos veces al día

Para cepillarte los dientes correctamente, dedica al menos dos minutos con la técnica recomendada, que consiste en cepillar durante 30 segundos cada sección de la boca (superior derecha, superior izquierda, inferior derecha e inferior izquierda), tanto por la mañana como por la noche. Como la mayoría de los cepillos manuales no disponen de temporizadores integrados de dos minutos, puedes tener un reloj a mano para asegurarte de que te cepillas el tiempo suficiente.

Colocar el cepillo

La forma de sujetar el cepillo de dientes depende de la parte del diente que estés cepillando.

  • Paso 1: empieza por las superficies externas e internas, y cepilla en un ángulo de 45 grados con movimientos cortos de medio diente contra la línea de las encías. Asegúrate de llegar a los dientes posteriores.

  • Paso 2: pasa a las superficies de masticación. Sujeta el cepillo en posición horizontal y cepilla hacia delante y hacia atrás a lo largo de estas superficies.

  • Paso 3: cuando llegues a las superficies interiores de los dientes delanteros, inclina el cepillo en vertical y realiza suaves movimientos ascendentes y descendentes con la punta del cepillo.

  • Paso 4: asegúrate de cepillar los dientes con suavidad a lo largo de la línea de las encías.

  • Paso 5: cepíllate la lengua con un movimiento de barrido de atrás hacia delante para eliminar las partículas de comida y ayudar a eliminar las bacterias causantes del mal olor para refrescar el aliento.

Ahora que ya conoces la técnica correcta de cepillado de los dientes, practicarla rigurosamente todos los días te ayudará a que te resulte algo instintivo. Es una de las cosas más fáciles que puedes hacer para mantener la salud de tus dientes y encías.

Qué es un cepillo de dientes eléctrico recargable

Un cepillo de dientes eléctrico recargable (también conocido como cepillo de dientes «eléctrico») puede ayudarte a mantener la salud de tus dientes y encías. Muchos cepillos de dientes recargables utilizan una tecnología de rotación oscilante para proporcionar mejores resultados de salud bucodental que los cepillos manuales normales. Esta acción de cepillado es muy diferente a la de los cepillos manuales normales, ya que el propio cepillo proporciona el movimiento y tú solo tienes que guiarlo. Por eso, a algunas personas les resulta más fácil cepillarse con un cepillo eléctrico cuando aprenden a hacerlo correctamente. Solo hay que recordar que la clave para cepillarse bien con un cepillo eléctrico es guiar el cabezal del cepillo para que llegue a todas las zonas de la boca.

Utilizar un cepillo de dientes eléctrico recargable

Aunque resulte increíble, a muchos niños en edad escolar les encanta cepillarse los dientes. Debemos agradecer este fenómeno a la invención del cepillo eléctrico recargable. Los cepillos eléctricos recargables son fáciles de usar y eso forma parte de su atractivo. Y aunque el cepillo eléctrico recargable es más caro que el manual, puede merecer la pena si a tu hijo, o a ti, os gusta más usarlo. La mayoría de los cepillos eléctricos recargables funcionan a una velocidad de entre 5000 y 30 000 pasadas por minuto sobre los dientes, y por eso tardan menos en efectuar una limpieza exhaustiva. Algunos cepillos eléctricos recargables cuentan incluso con más potencia. Para utilizar un cepillo eléctrico recargable, basta con poner pasta de dientes en el cabezal y sujetar el cepillo en un ángulo de 45 grados, igual que harías con un cepillo manual. A continuación, enciende el cepillo y muévelo de diente en diente. Los cabezales más pequeños de la mayoría de los cepillos eléctricos recargables suelen cepillar los dientes de uno en uno, en función del tamaño de las piezas. Guía el cepillo eléctrico a lo largo de las superficies anteriores, posteriores y de masticación de cada diente. Aunque se trate de un cepillo eléctrico recargable, debes dedicar unos dos minutos al cepillado para asegurarte de que has limpiado todos los dientes. Cuando hayas terminado de cepillarte, aclara el cabezal del cepillo con agua y déjalo secar.

Temporizadores de dos minutos integrados

La mayoría de los cepillos eléctricos recargables cuentan con temporizadores de dos minutos integrados y algunos incluso disponen de temporizadores profesionales que dividen en 30 segundos cada cuadrante para ayudarte a controlar el tiempo.

Colocar el cepillo de dientes recargable

Cuando utilizas un cepillo eléctrico recargable, no es necesario presionar con fuerza ni frotar. Basta con guiar el cepillo mientras este realiza la acción de cepillado. De hecho, algunos cepillos eléctricos cuentan con sensores de presión que te avisan cuando te cepillas con demasiada fuerza.

  • Paso 1: asegúrate de que tu cepillo de dientes está cargado. Muchos cepillos eléctricos cuentan con luces que indican el nivel de carga, para que puedas saber si el cepillo está cargado.

  • Paso 2: empieza por las superficies exteriores de los dientes. Guía el cabezal del cepillo lentamente por los dientes, manteniendo el cabezal durante unos segundos en cada pieza antes de pasar a la siguiente. Sigue la forma de cada diente y la curva de las encías.

  • Paso 3: repite el Paso 2 en las superficies interiores de los dientes.

  • Paso 4: repite el Paso 2 en las superficies de masticación de los dientes, así como detrás de los dientes posteriores.

  • Paso 5: dirige el cabezal del cepillo a lo largo de la línea gingival y sobre las encías. De nuevo, no presiones con fuerza ni frotes.

  • Paso 6: trata de pasar el cabezal del cepillo a lo largo de la lengua y el paladar, de atrás hacia delante, para ayudar a refrescar el aliento.

Con una técnica de cepillado adecuada con un cepillo eléctrico recargable y un poco de práctica, te cepillarás con confianza, ya que estarás recurriendo a la tecnología clínicamente probada de un cepillo eléctrico recargable para la limpieza dental.