ETAPAS DE LA VIDA - NIÑOS

Higiene Bucal Para Niños - Consejos Dentales

Compartir

Cuándo empezar a cuidar la higiene bucal de tus hijos

Muchos padres quieren saber: ¿A qué edad debo cepillar los dientes y aplicar hilo dental a los dientes de mis hijos? Un buen método consiste en empezar a aplicarles hilo dental tan pronto como tengan filas de dientes, normalmente en torno a la edad de dos o tres años. Una vez que sus dientes se encuentren en esta fase, pueden quedar restos de comida atrapados entre ellos, lo que estimula la proliferación de bacterias y el desarrollo de placa. No todos los niños necesitan que se les aplique hilo dental a esta edad, así que consulta con tu dentista para que te asesore.

Cómo cepillar los dientes de tu bebé

Una higiene bucal adecuada empieza antes de que salgan los dientes. La Asociación de Pediatría de Estados Unidos (AAP, por sus siglas en inglés) recomienda que los padres limpien las encías de sus bebés después de amamantarles o darles el biberón con un paño suave o un cepillo de dientes para bebé usando únicamente agua (sin dentífrico). También se puede emplear una fórmula de limpieza recomendada por un dentista. Cuando a un niño le sale su primer diente, los padres deben cepillarle durante dos minutos dos veces al día y empezar a usar un cepillo de dientes de cerdas suaves especial para niños con un cabezal acolchado y una pequeña cantidad de dentífrico sin flúor.

Etapas del desarrollo infantil

Consejos de higiene bucal: etapa 1 (4-24 meses)

Para prevenir la acumulación de placa, una capa blanda y viscosa en la que se depositan bacterias que se acumula en los dientes y causa caries, los padres deben empezar a limpiar regularmente las encías de su recién nacido con un paño humedecido después de amamantarle o darle el biberón.

  • Cuando a un niño le sale su primer diente, se recomienda cepillarle los dientes durante dos minutos dos veces al día y empezar a usar un cepillo de dientes de cerdas suaves especial para niños con un cabezal acolchado y una pequeña cantidad de dentífrico sin flúor.

  • Aunque los padres deben preguntar al pediatra cuándo deberían llevar a su hijo al dentista, una buena regla de oro es que la primera visita sea antes del primer cumpleaños. Conviene programar visitas adicionales cada seis meses para comprobar que los dientes se están desarrollando correctamente.

Consejos de higiene bucal: etapa 2 (2-4 años)

Los niños mayores de dos años deben usar dentífrico con flúor para prevenir la caries a medida que su dentadura continúa desarrollándose. Cuando tus hijos cumplan dos años, motívales para que se cepillen los dientes. No obstante, debes continuar supervisándoles y volver a cepillárselos para asegurarte de que queden limpios. Si un niño se resiste a que se le cepillen los dientes, los padres deben ser creativos y hacer que la tarea sea divertida, como «buscar un tesoro entre los dientes». Y, naturalmente, usar un cepillo con sus personajes de dibujos animados favoritos puede hacer del cepillado una experiencia más agradable.

  • Supervisa a tus hijos mientras se cepillan los dientes hasta que adquieran buenos hábitos. Se recomienda dedicar dos minutos al cepillado y centrarse en los dientes que intervienen más en la masticación y los molares, que es donde primero se desarrolla caries. Aunque lavarse los dientes puede parecer tedioso para algunos niños, las siguientes ideas pueden ayudar a que cepillarse les resulte divertido: usa un cepillo de dientes que esté diseñado para atraer a un niño pequeño que está aprendiendo a cepillarse y al que le están saliendo los dientes de leche. Gracias a su cabezal estrecho, su patrón de cerdas sencillo y su sistema Power Tip, este cepillo está diseñado para llegar bien a todos los dientes.

  • Cepíllale los dientes a tu hijo para enseñarle cómo se hace correctamente. Así ayudarás a que aprenda viendo cómo lo haces tú e imitándote.

  • En el caso de los niños mayores de dos años, los padres deben ser conscientes de cómo los hábitos alimenticios y el consumo de bebidas afectan tanto a la salud bucal como al estado de salud general. Los padres pueden promover hábitos saludables limitando el consumo de bebidas azucaradas, dejar de usar el biberón o vasito para bebés y proponer opciones sanas para comer y picar.

Consejos de higiene bucal: etapa 3 (5-7 años)

Aunque los niños pequeños piensen que pueden cepillarse por sí mismos, la mayoría no desarrollan la destreza manual suficiente para lavarse bien los dientes hasta que cumplen siete años. Hasta entonces, ayuda a tu hijo a cepillarse y usar hilo dental. Empieza dejándole que se cepille los dientes y use hilo dental por sí mismo y, después, ayúdale a hacerlo de nuevo. A la mayoría de los niños pequeños les cuesta seguir una rutina regular, así que intenta cepillarte y usar hilo dental por la mañana y la noche al mismo tiempo que tus hijos para que sea una actividad en familia. A los niños mayores de cinco años les empiezan a salir sus primeros molares permanentes, por lo que es importante que usen un dentífrico con flúor y un cepillo de dientes.

Consejos de higiene bucal: etapa 4 (a partir de los 8 años)

Una vez que los niños empiezan a ir al colegio, los padres ya no controlan lo que comen durante el día. Sirve de ejemplo a tu hijo siguiendo una dieta sana y variada, y una rutina de higiene bucal regular que incluya cepillarte los dientes dos veces al día y usar hilo dental a diario. Aunque no lo creas, los niños se dan cuenta. Dale fruta, verdura y alimentos integrales en abundancia como aperitivos saludables y restringe al máximo su consumo de bebidas azucaradas, ya que son uno de los factores causantes de la caries. Los niños mayores de ocho años deben usar un dentífrico con flúor y un cepillo de dientes diseñado para una combinación compleja de dientes de leche y permanentes de diferentes tamaños.

Consejos para proteger la salud bucal de tus hijos

Una de las mejores maneras de prevenir la caries en los niños es fomentar su interés por la higiene dental diaria. Al fin y al cabo, es probable que cepillarse los dientes no sea una de sus actividades favoritas. Pero puedes hacer que les resulte más grato (y hasta divertido) eligiendo un dentífrico y un cepillo dental que les guste y quieran usar.

Opta por un dentífrico con flúor apto para niños y con sabores y colores que resulten atractivos para los niños. También hay diferentes dentífricos disponibles que son más adecuados para las necesidades de los adultos, por lo que muchas familias usan más de un tipo.

Saber cómo cepillarte los dientes es tan importante como el tipo de dentífrico que elijas. Enseña a tu hijo la técnica correcta a una edad temprana para ayudarle a desarrollar buenos hábitos de higiene bucal. Explicarle cómo te cepillas los dientes no tiene por qué ser complicado. Comienza por estos sencillos pasos para que empiece con buen pie.

  • Sujeta el cepillo formando un ángulo de 45 grados con respecto a las encías.

  • Guía suavemente el cepillo por las caras frontales, traseras y superiores de tus dientes moviéndolo adelante y atrás con trazos cortos. No frotes con demasiada fuerza en la línea gingival, ya que podría irritarse.

  • No olvides cepillarte (y usar hilo dental) detrás de los incisivos superiores e inferiores. (La zona que se encuentra detrás de los incisivos inferiores tiende a acumular sarro, por lo que requiere especial atención.) Usa las cerdas superiores del cepillo para llegar a esta zona: algunos cepillos incorporan una punta un poco más larga para facilitar el acceso a estos puntos.

Combate los efectos del azúcar en la rutina de higiene bucal de tus hijos:

  • Guarda los alimentos dulces como caramelos, galletas y tartas para después de comer, ya que es entonces cuando la producción de saliva es mayor, lo que ayuda a proteger mejor la dentadura de tus hijos.

  • Los lácteos actúan como barrera para los ácidos producidos por las bacterias bucales, lo que reduce el riesgo de caries. Por tanto, conviene que des leche o queso a tus hijos con sus caramelos y golosinas.

  • Los caramelos duros se les pueden quedar pegados entre los dientes, lo que puede provocar caries. Usar hilo dental puede ayudar a eliminar los restos de caramelos. Prueba aplicadores de hilo dental decorados con el personaje favorito de tus hijos para que usar hilo dental les resulte divertido.

  • Para controlar la cantidad de caramelos que tus hijos consumen en vacaciones, guarda los que sobren en un envase cerrado y establece las horas a las que pueden comer uno.

  • Motiva a tus hijos a que beban más agua para prevenir la caries. Si optas por agua embotellada, lee la etiqueta para conocer su contenido en flúor. El agua fluorada puede reducir el número de caries que los niños desarrollan en sus dientes de leche.