POR QUÉ ORAL-B - CEPILLOS ELÉCTRICOS ORAL-B

Tipos de cepillos de dientes - Elige el más adecuado para ti

Compartir
Tipos de cepillos de dientes undefined

Elegir el cepillo adecuado

Utilizar el cepillo de dientes adecuado puede hacer que tu rutina diaria de cuidado bucal sea más agradable y eficaz. Un cepillo de dientes es algo personal, por lo que están disponibles en una gran variedad de tamaños y formas. Si tienes una boca grande, quizá prefieras un cabezal de tamaño normal. Si tienes una boca pequeña, opta por un cabezal compacto. Algunos adultos prefieren cepillos de dientes de tamaño juvenil o infantil porque les resulta más fácil cepillar los dientes posteriores.

Si la comodidad es importante, prueba un cepillo de dientes con mango antideslizante, que facilita su uso incluso si está mojado. Además, los mangos de muchos cepillos de dientes Oral-B se han modelado basándose en un estudio sobre las cinco formas diferentes en que las personas sostienen su cepillo de dientes.

Un cepillo de dientes manual funciona bien si te cepillas con diligencia, pero cada vez son más las personas que optan por los cepillos eléctricos.

Al igual que con el cepillo manual, el mejor cepillo eléctrico es el que te guste y utilices a diario. Los cepillos de dientes eléctricos están disponibles en diferentes tamaños. Por lo general, los cabezales de los cepillos eléctricos son más pequeños que los de un cepillo manual, por lo que si estás acostumbrado a un cabezal de tamaño completo, puede que al principio te cueste acostumbrarte al cepillo eléctrico.

Conseguir una mejor limpieza con un cepillo eléctrico

Ten en cuenta que una de las ventajas de un cepillo eléctrico con un cabezal más pequeño es que puede limpiar mejor cada diente de forma individual y llegar a los lugares de difícil acceso. Existen muchos estilos diferentes de cabezales de cepillado, desde cabezales para pulir hasta cabezales para dientes sensibles. Los cepillos eléctricos emplean diferentes movimientos de cerdas. La tecnología oscilante/rotativa es la única tecnología validada de forma independiente como mejor que el cepillado manual para reducir la placa y la gingivitis.

La conclusión es que si eliges el cepillo de dientes del tamaño y estilo adecuados para tu boca y tus necesidades de cuidado bucal, podrás limpiar tus dientes de forma más completa y ayudar a prevenir la acumulación de bacterias y el desarrollo de la placa.

Recuerda que sustituir el cepillo de forma periódica contribuye a mantener un nivel de higiene bucal elevado y constante, ya que las investigaciones clínicas demuestran que un cepillo nuevo puede eliminar hasta un 30 % más de placa que uno con tres meses de uso.**Estudio realizado con un cepillo de dientes manual de corte plano.

Elegir el cabezal adecuado para tu cepillo de dientes

Una forma de garantizar que tienes el mejor cepillo de dientes para tus necesidades es conocer los diferentes tipos de cabezales. El cabezal del cepillo es la parte superior, donde se fijan las cerdas. Debes elegir el tipo de cabezal que se adapte a tu boca y te permita llegar a todos los dientes.

Algunos tipos de cabezales especializados incluyen:

  • En ángulo: Un cabezal de cepillo en ángulo ayuda a alcanzar la zona interior de los dientes, especialmente de las piezas frontales inferiores y superiores. Estas zonas pueden ser susceptibles de acumular sarro porque, para algunas personas, resulta más difícil llegar a ellas con un cabezal de cepillo estándar.

  • Compacto vs. tamaño completo: Un cabezal compacto es más pequeño y tiene menos cerdas que un cabezal de tamaño completo. Algunas personas, especialmente las que tienen la boca pequeña, encuentran que los cabezales compactos son más fáciles de usar. Pero otras personas simplemente prefieren un cabezal de tamaño completo, por lo que puedes probar ambos y elegir el que mejor se adapte a ti.

También podrás elegir cepillos con mangos ergonómicos o con empuñaduras antideslizantes para que sean más fáciles de sujetar, así como una gran variedad de tipos de cerdas que te ayudarán a limpiar alrededor y entre los dientes, en función de cuáles sean tus puntos conflictivos. Utiliza siempre un cepillo de cerdas suaves y, si tienes recesión, puedes considerar un cepillo de cerdas extra suaves.