ETAPAS DE LA VIDA - NIÑOS

Cómo Cepillar Los Dientes a Un Niño

Compartir

A todo el mundo le gusta ver sonreír a los niños. Por eso, desde el momento en que echan el primer diente, es importante empezar la rutina de cepillado diario. Desde el mismo momento en que los dientes salen (lo que se conoce como «erupción dental»), son susceptibles de caries. Los dientes de leche mantienen recta su mandíbula, crean el espacio para los dientes permanentes y desempeñan un papel crucial en la manera en que aprende a morder, sonreír y hablar. Tener la dentadura sana también le dará seguridad y confianza para participar en su vida estudiantil y social. Establecer unos buenos hábitos cotidianos de cepillado desde que son pequeños contribuirá a fomentar una higiene bucal correcta de por vida.

Cómo cuidar los dientes de los recién nacidos y bebés de hasta 2 años

Consejos básicos para cuidar los dientes de tu bebé

  • En el caso de los recién nacidos, una forma de prevenir las bacterias del sarro es limpiarles suavemente las encías con un paño húmedo después de darles de comer. Por ahora, usa solamente agua en lugar de pasta dentífrica.

  • Entre los 4 y los 6 meses, cuando le salgan los primeros dientes, empieza a usar un cepillo con cerdas extrasuaves, como el Oral-B de Winnie the Pooh para bebés de 0-2 años. Añádele una pequeña cantidad de pasta dentífrica con al menos 1100 ppm de flúor, como la Oral-B de Winnie the Pooh para bebés.

  • Al cepillar, realiza movimientos circulares, como harías con tus propios dientes. Asegúrate de que tu bebé no trague la pasta dentífrica. Probablemente no podrá escupirla, así que, después, límpiale lo que sobre. Así el flúor permanecerá en la boca y le protegerá los dientes.

  • No acuestes al niño con un biberón de leche en polvo o zumos azucarados. De hecho, trata de evitar por completo las bebidas y la comida con azúcar. Procura que tu hijo se acostumbre a los vasos normales a partir de los 6 meses e intenta que ya no use el biberón al llegar al año.

  • Incluso los bebés pueden tener caries o problemas dentales. Por eso, es buena idea llevar a tu hijo a un dentista pediátrico desde pequeño, idealmente antes del primer cumpleaños.

Cómo cuidar los dientes de los niños de entre 3 y 5 años

Ahora que a tu hijo le han salido los dientes, mantenerlos limpios es fundamental para que disfrute de una dentadura sana de mayor. A estas edades puede costar cepillarle los dientes, pero sigue siendo importante que se los lave dos veces al día. A continuación, encontrarás algunos consejos útiles para facilitar el cepillado.

  • Usa una bolita del tamaño de un guisante de pasta dentífrica con al menos 1100 ppm de flúor, que ayuda a proteger y a fortalecer el esmalte dental. Intenta elegir una pasta de dientes suave con sabor a menta para que se vaya acostumbrando. Así será más fácil cambiar a una pasta para adultos cuando llegue el momento.

  • Deja que tu hijo elija su cepillo, para que le haga más gracia lavarse los dientes. Los cepillos de Oral-B tienen muchos diseños con personajes famosos de Disney, Disney•Pixar y Star Wars. A partir de los 3 años, ya es seguro lavar los dientes de un niño con cepillo eléctrico, siempre y cuando lo haga uno de los padres.

  • Cepíllale los dientes con cuidado durante dos minutos como máximo, usando un cepillo de cerdas suaves especial para niños. Puedes dejar que tu hijo ayude, pero la persona adulta debe ser la encargada de lavarle los dientes hasta que tenga más o menos 7 años.

  • Si utilizas un cepillo de dientes eléctrico, solo hará falta que lo aguantes y dejes que haga todo el trabajo. Repite esta acción durante unos segundos en cada diente, siguiendo la misma técnica de cepillado en todas las superficies internas y externas, e inclinando el cepillo según sea necesario para llegar mejor a la parte interna de las piezas delanteras más pequeñas.

  • Si utilizas un cepillo de dientes manual, colócalo formando un ángulo de 45 grados con respecto a las encías y, a continuación, haz movimientos circulares aplicando una ligera presión.

  • En lugar de hacer que se enjuague, pídele a tu hijo que escupa el exceso de dentífrico o pásale un trapo por la boca. Si se enjuaga, eliminará la capa protectora de flúor que fortalece el esmalte.

  • El 90 % de los niños se cepillan más rato cuando juegan con la aplicación gratuita Disney Magic Timer de Oral-B. Mientras se lavan los dientes, obtienen recompensas divertidas y desbloquean nuevos personajes de Disney y pegatinas virtuales. La aplicación está disponible para descargar en la App Store de iTunes y en Google Play.

Cómo cuidar los dientes de los niños de entre 6 y 12 años

  • Hasta que el niño cumpla los 7, es necesario que un adulto le lave los dientes. Puedes dejar que intente mejorar su técnica. Sin embargo, todavía deberás cepillarle tú. A medida que se aproxime a la edad de 8 años, puedes empezar a dejarle que se cepille solo, pero debes supervisarle.

  • Debe cepillarse una vez durante el día y otra antes de acostarse.

  • Lávale los dientes durante dos minutos con un cepillo de cerdas suaves o de dureza media especial para niños. Oral-B tiene una amplia selección de cepillos de dientes manuales y eléctricos, incluido el cepillo eléctrico Junior Smart de Oral-B, que tiene una luz roja que parpadea si se cepilla demasiado fuerte.

  • Si utilizáis un cepillo de dientes eléctrico, solo hará falta que el niño lo sujete y deje que haga todo el trabajo. Repite esta acción durante unos segundos en cada diente, siguiendo la misma técnica de cepillado en todas las superficies internas y externas, e inclinando el cepillo según sea necesario para llegar mejor a la parte interna de las piezas delanteras más pequeñas.

  • Si utilizáis un cepillo de dientes manual, explícale que debe colocarlo formando un ángulo de 45 grados con respecto a las encías y, a continuación, hacer movimientos circulares a la vez que aplica una ligera presión.

  • Usa una bolita del tamaño de un guisante de dentífrico con flúor, como la pasta de dientes Oral-B Junior 6+. Lo recomendable es utilizar una pasta dentífrica que contenga un mínimo de 1100 ppm de flúor. Las pastas de dientes de Oral-B contienen la cantidad de flúor recomendada por los dentistas.

  • Al acabar de cepillarse, el niño debe escupir la pasta, pero no enjuagarse con agua. Así mantendrá la capa protectora de flúor en sus dientes.

  • Puedes dejar que tu hijo se cepille los dientes solo más o menos cuando tenga 8 años. No obstante, requerirá cierta supervisión. La mayoría de los niños deberían ser capaces de hacerlo por su cuenta.

Cómo lograr que cepillarse los dientes sea divertido

  • A estas edades, puede costar que se cepillen los dientes, ya que empiezan a querer decidir por sí mismos. A continuación, se incluyen algunos consejos que pueden facilitarte un poco la tarea.

  • En el caso de los bebés y los niños de hasta 5 años, puedes intentar cantarles una canción o animarlos. Así se distraerán. También puedes intentar cepillarle los dientes en el salón mientras ve la televisión.

  • Trata de convertir el cepillado en una actividad en familia para despertar su interés.

  • Haz que el cepillado forme parte de su rutina cotidiana para que se acostumbre a lavarse los dientes con regularidad.

  • Deja que tu hijo elija su cepillo, para que le haga más gracia lavarse los dientes. Los cepillos de Oral-B tienen muchos diseños con personajes famosos de Disney, Disney•Pixar y Star Wars.

  • Las aplicaciones de cepillado para smartphones y tabletas, como la aplicación gratuita Disney Magic Timer de Oral-B, pueden animar a tu hijo a cepillarse gracias a las animaciones y a las pegatinas virtuales. La aplicación está disponible para descargar en las tiendas de aplicaciones de iTunes y Google Play.

  • Para los adolescentes a partir de 13 años, existe la Oral-B FunZone, que hace que cepillarse los dientes a diario sea una experiencia lúdica con animaciones y filtros divertidos que pueden compartir en las redes sociales. Está disponible en la aplicación gratuita de Oral-B, que puede descargarse en la App Store de iTunes y en Google Play.

Por último, recuerda que tener una dieta sana es un factor importante para el cuidado dental infantil. Procura evitar o limitar el consumo de bebidas y alimentos azucarados. Lo más recomendable es que los niños solo beban leche y agua. Si toman alimentos azucarados, que solo sea en las comidas principales.