Cuidado De Las Prótesis Dentales

Compartir

Tres consejos para cuidar de las prótesis dentales

Las prótesis dentales pueden durar más tiempo y encajar mejor si se cuidan correctamente. Ten en cuenta los siguientes puntos para mantener tus prótesis dentales en óptimas condiciones:

  • Limpia las prótesis a diario: Cepilla las prótesis cada día de la misma forma que te cepillarías los dientes, pero con una diferencia clave, sin dentífrico. Muchos tipos de dentífricos disponibles en el mercado pueden dañar las prótesis dentales. En lugar de dentífrico, usa un cepillo de cerdas suaves especialmente diseñado para limpiar prótesis dentales y agua para cepillar todas las superficies de las prótesis, con cuidado de no doblar las sujeciones. Enjuaga las prótesis con agua después de cada comida. Puedes comprar productos especiales para dejar las prótesis en remojo, si bien hacerlo no sustituye al cepillado, que es necesario para eliminar la placa.

  • Trata las prótesis correctamente:  Coloca una toalla doblada en el lavabo o llénalo de agua cuando manipules las prótesis para que no se rompan si se caen en el lavabo. Cuando no lleves las prótesis, déjalas en remojo en agua fría o una solución de limpieza de prótesis dentales para que no se resequen. Si las prótesis incorporan sujeciones metálicas, ten cuidado con las soluciones limpiadoras, ya que pueden deteriorar el material. No sumerjas las prótesis en agua caliente, ya que podrían deformarse.

  • Quítate las prótesis (completas o parciales) todas las noches: así permitirás que el tejido gingival respire.

Cómo limpiar las prótesis dentales

Como ocurre con los dientes naturales, las prótesis pueden desarrollar placa. Si no te las quitas todos los días, podrían perder su brillo y color blanco. También es importante limpiarlas con un cepillo especial para prótesis y dejarlas en remojo en una solución limpiadora cada día para prevenir el mal olor.

  1. Limpia las prótesis en un lavabo lleno de agua para evitar que se dañen si se te caen.

  2. Enjuaga bien las prótesis con agua caliente para eliminar los restos de comida sueltos.

  3. Usa un producto de limpieza especial para prótesis. (Los dentífricos tradicionales, la lejía, el vinagre y el jabón no están pensados para limpiar prótesis y, en algunos casos, podrían causar daños. Las prótesis con rasguños pueden ser un campo de cultivo para la antiestética placa bacteriana, causante del mal olor. Los productos agresivos como la lejía pueden incluso blanquear las piezas rosas de las prótesis).

  4. Humedece un cepillo especial para prótesis (no un cepillo de dientes de cerdas suaves) para limpiar con cuidado todas las superficies. Cepillar con demasiada fuerza puede dañar las piezas de metal o plástico. Enjuágalas y cepíllalas con agua tibia y limpia.

  5. Cepíllate las encías, la lengua y los dientes usando un dentífrico con flúor antes de volver a colocarte las prótesis. Así ayudarás a eliminar la placa de los dientes, estimular la circulación en la boca y proteger tu salud bucal.

  6. Enjuágate con un colutorio después de cepillarte para conseguir una sensación refrescante en la boca.

Cómo quitarse las prótesis dentales

  1. Enjuágate con agua tibia o un colutorio.

  2. Llena el lavabo de agua tibia para evitar que las prótesis se rompan si se te caen.

  3. Quítate la prótesis superior poniéndote el dedo pulgar en los incisivos y presiona hacia arriba y hacia fuera en dirección a la nariz.

  4. Quítate la prótesis inferior tirando lentamente de ella mientras aplicas un movimiento oscilante.

Si cuidas tus prótesis, podrás usarlas entre cinco y siete años antes de tener que cambiarlas. Es importante ir al dentista cada seis meses para comprobar que las prótesis se encuentran en buen estado y encajan perfectamente, así como para detectar cualquier síntoma de irritación o enfermedad periodontal y poder tratarlos de inmediato.

¿Se pueden reajustar las prótesis dentales?

Debes ir al dentista regularmente y seguir sus consejos y respuestas a preguntas específicas sobre tu salud bucal. Por mucho que cuides las prótesis, los cambios naturales que se producen en tu boca hacen que haya que reajustar las prótesis después de varios años. El reborde óseo sobre el que reposan las prótesis se contrae cada cierto tiempo. Las prótesis dentales tienen que volver a ajustarse después de unos años mediante nuevos recubrimientos o rebases y, transcurrido un periodo de entre cinco y diez años, deben volver a hacerse. Informa a tu dentista o prostodoncista si sientes algo distinto al llevar las prótesis o cambia algo en su funcionamiento. Tu dentista podrá decirte si necesitas un ajuste, un nuevo recubrimiento o nuevas prótesis.

Para obtener más información sobre las prótesis dentales, visita https://kukident.es/es-es