ETAPAS DE LA VIDA - ADULTOS

¿Qué Es Un Tratamiento de Conducto?

Compartir

Una caries profunda u otras lesiones pueden provocar daños o infecciones en la pulpa dental. En una endodoncia (o tratamiento de conductos radiculares), el dentista extrae la pulpa dañada o infectada y la sustituye por un relleno especial que ayuda a mantener la estructura dental remanente. Si la cámara pulpar del diente, que aporta nutrientes a las células dentro del diente, se infecta por causa de una caries o daños provocados por traumatismos, una endodoncia suele ser la única solución para salvar las piezas.

Síntomas de un conducto radicular dañado

Algunos síntomas de que se requiere una endodoncia pueden ser:

  • Dolor repentino o punzadas al morder

  • Sensibilidad a los alimentos calientes y fríos

  • Caries grave o lesión que crea un absceso (infección) en el hueso

¿En qué consiste una endodoncia?

Una endodoncia consta de cinco pasos:

  1. Una vez que se ha anestesiado el diente, se efectúa una abertura en la corona hasta la cámara pulpar.

  2. Se determina la longitud de los conductos radiculares.

  3. Se extrae la pulpa dañada y se procede a limpiar, agrandar y dar forma a los conductos.

  4. A continuación, se empastan y sellan los conductos. Se podrá añadir un pilar metálico como soporte estructural o para retener los materiales de reparación.

  5. Se sella el diente con un empaste provisional. Una corona de oro o porcelana suele añadir protección adicional.

El material que se usa para empastar el conducto radicular puede durar toda la vida, pero es posible que a la larga haya que cambiar el empaste o la corona.