ETAPAS DE LA VIDA - BEBÉS

Cómo cuidar de los dientes de tu bebé

Compartir

Aunque los dientes de leche se acaban cayendo, mantener limpios los de un bebé es crucial para que disfrute de una dentadura sana de mayor. Como padre, es posible que tengas muchas preguntas sobre cómo cuidar de sus dientes, por ejemplo, cuándo y cómo cepillarlos, o cómo cepillarlos cuando no colabora.

¿Por qué el cepillado es importante para los bebés

Cepillar los dientes a un bebé es importante por numerosos motivos. Los dientes de leche son importantes porque mantienen el espacio para los dientes permanentes y desempeñan un papel crucial en la manera en que los niños aprenden a morder, sonreír y hablar. Es importante establecer estas buenas rutinas de higiene bucal desde una edad temprana para prevenir la caries en los dientes de leche y permanentes.

Si los dientes de leche presentan caries y hay que extraerlos, las demás piezas podrían moverse, lo que reduciría el espacio para que los dientes permanentes salgan. Si los malos hábitos de higiene bucal continúan, es mucho más probable que los dientes permanentes también desarrollen caries.

Consejos sobre cómo cepillar los dientes de leche

Debes empezar a cepillarle los dientes a tu bebé en cuanto le salga el primero. No obstante, puedes cuidar de su higiene bucal antes de que le salga la primera pieza. La aparición de los dientes de leche se divide en varias etapas y existen diferentes maneras de lavarlos.

Recién nacidos: Después de amamantarle, limpia con cuidado las encías de tu bebé con un paño suave y humedecido o un cepillo de dedo de silicona o goma blanda. Por ahora, usa solamente agua en lugar de pasta dentífrica.

4-6 meses: Una vez que le salgan los primeros dientes, empieza a usar un cepillo de cerdas suaves. Humedécelo con agua y usa un pequeña cantidad de pasta dentífrica que contenga, como mínimo, 1000 ppm de flúor. Realiza movimientos circulares como harías en tus propios dientes. Asegúrate de que tu bebé no trague la pasta dentífrica. Probablemente no podrá escupirla, así que, después, límpiale lo que sobre. Así el flúor permanecerá en la boca y le protegerá los dientes.

6-24 meses: Continúa usando un cepillo de cerdas suaves humedecido con agua. Cepilla todas las superficies, como máximo, durante dos minutos, dos veces al día: por la noche y otra vez durante el día. Probablemente, tu bebé no podrá escupir la pasta dentífrica, así que, después, límpiale lo que sobre.

Consejos sobre cómo facilitar el cepillado

Si tu bebé no quiere colaborar durante el cepillado, hay varias medidas que puedes adoptar:

  • A los recién nacidos y bebés de corta edad puede resultarles incómodo el cepillado, así que hazlo con delicadeza.

  • Cantar una canción o dar ánimos, puede ayudar a calmar a los bebés o incluso hacer que los niños pequeños colaboren.

  • Habla y tranquiliza a tu bebé durante todo el cepillado.

  • Algunos bebés se resisten más que otros, es bastante normal. Hay varias maneras diferentes de sujetarles la cabeza, los brazos y las piernas mientras se mueven.

  • Si tu bebé retira la cabeza, sujétale suavemente la frente con la mano para hacer que deje de moverse y poder acceder fácilmente a su boca

  • Quizás descubras que si permites a tu bebé elegir su propio cepillo se entusiasmará más con el cepillado; los cepillos de dientes Oral-B® ofrecen gran variedad de diseños que incluyen personajes populares de Disney® y Pixar®.