AFECCIONES - MAL ALIENTO

Lengua vellosa negra: causas, síntomas y tratamientos

Compartir

¿Qué es el síndrome de la lengua negra vellosa?

Una lengua negra vellosa es una afección temporal e inocua que con frecuencia es causada por un crecimiento excesivo de bacterias en tu boca. Algunos tipos de bacterias se acumulan en las papilas (las pequeñas protuberancias que cubren la lengua) y crean pigmentos de células rojas, que pueden hacer que la lengua se vea negra. Si la descamación normal de la capa exterior de células en la lengua se inhibe, las papilas son más grandes y la lengua puede parecer «vellosa».

Causas del síndrome de la lengua negra vellosa

Nadie sabe con certeza qué causa la lengua negra vellosa. No obstante, algunas investigaciones sugieren que puede ser causada por un cambio en las bacterias normales en la lengua debido al uso de antibióticos por una enfermedad o por el uso de productos que contengan bismuto.

Otras causas posibles de la lengua negra vellosa incluyen fumar o usar otros productos del tabaco, beber cantidades excesivas de café o té y no seguir una rutina regular de higiene oral diaria.

Irónicamente, el mal aliento crónico no ha sido asociado a la lengua negra vellosa, pero usar algunos enjuagues bucales podría aumentar tu riesgo. Los enjuagues bucales que contienen astringentes (como mentol o hamamelis) o agentes oxidantes fuertes, como el peróxido, podrían aumentar el riesgo de desarrollar el síndrome de la lengua negra vellosa si los usas de forma excesiva.

Tratamientos para el síndrome de la lengua negra vellosa

Afortunadamente, una lengua negra vellosa desaparecerá generalmente si sigues estos pasos:

  • Cepillado: cepilla suavemente tu lengua con un cepillo de dientes dos veces al día como parte de tu rutina de cuidado dental diaria. Una vez que el problema se haya resuelto, sigue siendo una buena idea cepillar tu lengua para prevenir que la lengua negra reaparezca.

  • Doble enjuague: usa una solución diluida de una parte de peróxido de hidrógeno en cinco partes de agua para enjuagar tu boca, luego enjuaga nuevamente con agua normal.

Si la alteración del color persiste, acude a tu odontólogo.