ETAPAS DE LA VIDA - NIÑOS

Cuidado dental y bucal al gusto de los niños y adolescentes

Compartir

Haz que los niños se interesen por el cuidado dental y bucal

A medida que los niños se desarrollan, son cada vez más conscientes de que sus cuerpos están en proceso de cambio. Y eso también incluye sus bocas. De hecho, entre las preocupaciones habituales de los adolescentes se encuentran la ortodoncia, el mal aliento y el blanqueamiento dental. Oral-B puede ayudarte a crear una rutina de higiene bucal infantil específica para las preocupaciones y estilo de vida de tus hijos.

Los niños y adolescentes adoran los aparatos electrónicos, así que podrían ser los candidatos ideales para usar un irrigador. Los irrigadores son útiles para personas de la tercera edad que tienen problemas con el hilo dental, pero a los niños y adolescentes podrían parecerles aparatos geniales que los motivaran para limpiarse los espacios interdentales. Los cepillos de dientes eléctricos también hacen que cepillarse los dientes sea más atractivo para ellos a la vez que los protegen de problemas como la caries dental. Recuérdales que pueden llevar hilo dental convencional en la bolsa del gimnasio y usar el irrigador por la noche, por la mañana antes de ir a clase o en el momento del día en el que se vayan a acordar de usarlo.

Algunos irrigadores incorporan mangos ergonómicos y tanto ellos como los cepillos de dientes eléctricos están disponibles en varios tamaños y formas. Lo más importante es que dejes que sean tus hijos los que elijan su irrigador. Si les gusta, las posibilidades de que lo usen aumentan. Igual que sucede con los cepillos eléctricos, los irrigadores pueden favorecer la salud de las encías al estimular el tejido gingival. Los niños más pequeños también pueden usar irrigadores, aunque deben hacerlo bajo la supervisión de un adulto.

El enhebrador es otro práctico aparato que podría llamar la atención de niños y adultos que lleven brackets. Este dispositivo facilita que el hilo dental se deslice bajo los alambres principales de la ortodoncia. Un enhebrador es parecido a una aguja y básicamente funciona del mismo modo: hay que pasar el extremo del hilo dental por el ojo del enhebrador y deslizarlo bajo el alambre. Nota para adultos: los enhebradores también son muy útiles si llevas un puente.