AFECCIONES - OTRAS CONDICIONES DE SALUD BUCAL

Pérdida Ósea en la Mandíbula: Qué es y Consejos de Prevención

Compartir

¿Qué es?

Cuando el hueso que rodea y sostiene los dientes se encoge, puede hacer que los dientes se aflojen o se desplacen, creando huecos entre los dientes y bolsas debajo de las encías. El hueso de la mandíbula se encoge y se debilita cuando se ha perdido o se ha extraído un diente y no se ha sustituido.  

¿Cómo ocurre la pérdida ósea?

Por lo general, la pérdida del hueso que sostiene los dientes en la mandíbula se produce después de perder los dientes debido a una enfermedad periodontal, también conocida como enfermedad de las encías. Cuando la placa bacteriana se acumula en los dientes y las encías y no es eliminada de forma rutinaria por usted o su profesional, puede provocar una enfermedad de las encías.  

La enfermedad de las encías es más común en las personas mayores, pero puede afectar a cualquier persona de cualquier edad. Otras causas de la pérdida de hueso son los traumatismos provocados por accidentes, el tabaquismo y, en algunos casos, la mala alimentación.  

¿Cuáles son algunos de los síntomas que puedan indicar una pérdida ósea?

Si ha notado que sus dientes se mueven, se aflojan, se forman grandes huecos entre los dientes o sus encías se encogen, entonces podría estar sufriendo una pérdida ósea alrededor de sus dientes o en su mandíbula.  

¿Cómo se puede parar la pérdida ósea en la mandíbula?

Acuda a un profesional odontológico de inmediato si siente que está experimentando alguno de los síntomas de pérdida ósea temprana alrededor de los dientes o la mandíbula. Con una terapia periodontal adecuada (raspado y alisado radicular) y unos hábitos de higiene bucal excelentes puede detener la enfermedad en las encías e incluso hacer crecer de nuevo parte del hueso.  

Para las encías retraídas hay varias opciones de tratamiento, así que pregunte a su profesional odontológico cuál es la más adecuada para usted. Dependiendo de la gravedad de la pérdida ósea, los implantes dentales para rellenar los huecos entre los dientes pueden ser una opción. 

Prevención

La mejor forma de prevenir la pérdida ósea es recordar mantener unos buenos hábitos de cepillado y uso del hilo dental. Un buen cepillo de dientes eléctrico con un pequeño cabezal redondo puede ayudar a eliminar más placa que un cepillo de dientes manual, lo que puede ser una medida preventiva útil contra la pérdida ósea y los problemas que colleva