Pasta de dientes sin flúor para enseñar a los niños a cepillarse

Compartir

Pasta de dientes sin flúor para bebés y niños pequeños 

Los buenos hábitos de cepillado empiezan en la infancia y ayudan a crear los cimientos de una boca y unos dientes sanos a medida que tu hijo crece. Algunas pastas de dientes están diseñadas especialmente para bebés y niños pequeños de 0 a 2 años. Pueden no tener flúor y estar formuladas para limpiar con suavidad los dientes de leche en crecimiento y las delicadas encías.  

 ¿Por qué se recomienda la pasta de dientes sin flúor para los bebés?  

 Los niños menores de dos años necesitan la ayuda de sus padres para cepillarse los dientes, sobre todo para evitar que ingieran la pasta. La pasta de dientes con flúor, cuando se ingiere en grandes cantidades, puede resultar peligrosa y provocar una intoxicación por flúor. Algunos de los síntomas pueden ser dolor abdominal, babeo, dolor de cabeza, respiración superficial, debilidad y temblores. Ponte en contacto de inmediato con un profesional sanitario si tu hijo ingiere pasta de dientes que contenga flúor.   

 Por eso, las pastas de dientes sin flúor son excelentes para los bebés: no tienes que preocuparte por posibles sobredosis y puedes estar seguro de que tu hijo estará a salvo con una pasta de dientes sin flúor, incluso si la ingiere por accidente.  

Los buenos hábitos de cepillado empiezan en la infancia y ayudan a crear los cimientos de una boca y unos dientes sanos a medida que tu hijo crece. Algunas pastas de dientes están diseñadas especialmente para bebés y niños pequeños de 0 a 2 años. Pueden no tener flúor y estar formuladas para limpiar con suavidad los dientes de leche en crecimiento y las delicadas encías.  

¿Por qué se recomienda la pasta de dientes sin flúor para los bebés?  

Los niños menores de dos años necesitan la ayuda de sus padres para cepillarse los dientes, sobre todo para evitar que ingieran la pasta. La pasta de dientes con flúor, cuando se ingiere en grandes cantidades, puede resultar peligrosa y provocar una intoxicación por flúor. Algunos de los síntomas pueden ser dolor abdominal, babeo, dolor de cabeza, respiración superficial, debilidad y temblores. Ponte en contacto de inmediato con un profesional sanitario si tu hijo ingiere pasta de dientes que contenga flúor.

Por eso, las pastas de dientes sin flúor son excelentes para los bebés: no tienes que preocuparte por posibles sobredosis y puedes estar seguro de que tu hijo estará a salvo con una pasta de dientes sin flúor, incluso si la ingiere por accidente.