POR QUÉ ORAL-B - HILO DENTAL ORAL-B

¿Cómo usar el hilo dental?

Compartir

Cómo usar hilo dental

Utilizas hilo dental. Genial. Pero para que el hilo dental elimine eficazmente la placa de los dientes, es necesario que estés utilizando la técnica correcta.

Siempre que utilices la técnica correcta, el tipo de hilo dental es una mera cuestión de preferencia personal. Hay muchos tipos entre los que elegir, e incluso puedes escoger varios tipos para satisfacer tus necesidades y las de tu familia. En cualquier caso, utilizar la técnica correcta te ayudará a eliminar el exceso de partículas de comida y la placa acumulada entre los dientes y a mejorar tu salud bucal.

Los elementos clave de las técnicas adecuadas para el uso de hilo dental

Como vas a meter los dedos en la boca, asegúrate de lavarte las manos antes de coger el hilo dental. A continuación, sigue estos pasos:

Utiliza suficiente hilo dental. Rompe un trozo de unos 45 cm (18 pulgadas) de largo. Parece mucho, pero debes tener suficiente para mantener un segmento limpio mientras te mueves de diente en diente. Enrolla la mayor parte del hilo dental en el dedo corazón o en el índice de una mano, como prefieras, y una pequeña cantidad en el dedo corazón o en el índice de la otra mano. (El uso del dedo corazón deja el dedo índice libre para manipular el hilo dental).

Guía: Mantén una longitud de uno o dos centímetros de hilo dental tenso entre los dedos. Utiliza los dedos índices para guiar el hilo dental entre los contactos de los dientes inferiores.

Deslízalo entre los dientes. Desliza suavemente el hilo dental entre los dientes con un movimiento en zigzag procurando no dejar que el hilo se rompa entre los dientes. Pasa el hilo dental por el lateral del diente. Deslízalo hacia arriba y hacia abajo contra la superficie del diente y bajo la línea de las encías. Pasa el hilo dental por cada diente con una sección limpia de hilo.

Forma una "C". Forma una C con el hilo dental mientras lo envuelves alrededor del diente. A continuación, tira con cuidado del hilo hacia arriba desde la línea de las encías hasta la parte superior del diente.

Cambia la sección del hilo. Al pasar de un diente a otro, desenrolla una nueva sección de hilo de una mano mientras enrollas el hilo usado en el dedo de la otra. Usa un pulgar como medida.

Llega a ambos lados. No te olvides de utilizar el hilo dental en la parte posterior de cada diente.

Esta técnica se aplica a cualquier tipo de hilo dental: con cera, sin cera, hilo esponjoso o cinta dental. No importa si empiezas por los dientes superiores o inferiores, o si empiezas por delante o por detrás. Solo tienes que asegurarte de utilizar el hilo dental en todos los dientes, incluida la parte posterior del último diente de la izquierda, la derecha, la parte superior y la parte inferior de la boca. Y no te olvides de utilizarlo por debajo de la línea de las encías y a lo largo de los lados de los dientes que bordean los espacios en los que faltan dientes: las partículas de comida también pueden quedar atrapadas en estos espacios.

Usar hilo dental en los dientes posteriores

Como bien saben todos los que se cepillan los dientes y utilizan hilo dental, los dientes de atrás son más difíciles de alcanzar y de mantener limpios que los de delante. Los dientes de atrás están diseñados con surcos y crestas que ayudan a masticar los alimentos, pero el lado negativo es que estos surcos y crestas también pueden recoger pequeñas partículas de alimentos, aumentando el riesgo de caries y bacterias en la placa, lo que a su vez puede conducir a la enfermedad de las encías.

En tan solo 20 minutos, las bacterias pueden convertir los carbohidratos fermentados (azúcares que se encuentran en los alimentos feculentos cocinados) en placa. Asegúrate de limpiar alrededor de los dientes posteriores con el cepillo y el hilo dental todos los días.

Ve con cuidado

Una mala técnica de uso del hilo dental puede provocar complicaciones, y es importante ser minucioso pero ir con cuidado, especialmente si se utiliza un hilo dental eléctrico. Asegúrate de que sabes cómo utilizarlo. Si no estás seguro, pide a tu dentista o higienista dental que te enseñe.