Problemas con la batería de mi cepillo eléctrico

Según el modelo que tengas, el cepillo tarda entre 14 y 22 horas en cargarse por completo, y la carga dura entre 5 y 12 días de cepillado (cepillándote dos veces al día, durante 2 minutos cada vez). Si no es este tu caso, hay algunas cosas que puedes probar.

  • Lo primero que debes hacer es comprobar que la toma de corriente que utilizas funciona como debería. Si está conectada a un mueble de baño, por ejemplo, es posible que haya que encender el interruptor de la luz del mueble para alimentar la toma.

  • Asegúrate de no cargar el cepillo de dientes sobre una superficie metálica. El metal puede interferir en el proceso de carga.

  • Con nuestros cepillos Vitality y PRO 500 (etiquetados «Tipo: 3709» en la parte inferior del cepillo), a veces puede ser difícil saber cuándo están correctamente apagados. Si están encendidos cuando están en el cargador, no se cargarán correctamente. Lo mejor es ponerlo en el cargador durante 30 minutos más o menos y después intentar encenderlo. Si se enciende, genial, estaba correctamente apagado mientras se cargaba. Pero si no se enciende, puede ser que no estuviera apagado durante la carga.

  • Asegúrate de cargarlo durante todo el tiempo indicado en el manual. Para nuestros cepillos Vitality y PRO 500, son 16 horas.Para los modelos Genius (etiquetado «Tipo: 3765» en la parte inferior del mango), son 14 horas. Todos los demás cepillos deben cargarse durante 22 horas.

  • Todos nuestros cepillos, excepto el Vitality y el PRO 500, tienen una luz de carga. Esta luz parpadea en verde durante la carga. Ten en cuenta que esta operación puede tardar hasta 15 minutos en iniciarse si el cepillo se ha quedado sin batería durante el cepillado. Una vez completada la carga, la luz dejará de parpadear.

Si ninguno de estos consejos te resulta útil y sigues sin conseguir el tiempo de uso completo de tu cepillo, recurre a la garantía de dos años del fabricante de tu cepillo Oral-B. Para ello, visita nuestro Servicio de reparaciones en línea. Aquí podrás introducir tus datos y los del cepillo y solicitar su reparación. A continuación, recibirás una etiqueta de envío prepagada y con la dirección indicada, así como un número de referencia que podrás utilizar para hacer un seguimiento de la reparación. Recuerda que para poder tramitarlo necesitarás una copia del recibo de compra.

Si hace más de dos años que tienes el cepillo, ya no estará cubierto por la garantía. Pero puede que nuestros centros de servicio técnico aún puedan ayudarte. Te recomendamos que te pongas en contacto con ellos por teléfono o por correo electrónico antes de enviar tu cepillo de dientes, ya que podrán aconsejarte cuál es la mejor forma de proceder.

Si necesitas más ayuda, ponte en contacto con nosotros a través de nuestra página web.