Fortalece Los Dientes con Flúor

Compartir

Cuándo deberías usar dentífrico con flúor

Cuando usas un dentífrico con flúor, tu esmalte dental se fortalece, lo que contribuye a prevenir la caries. El flúor también ayuda a reparar dientes que hayan desarrollado una descalcificación leve (primera fase de la fracturación de la superficie de un diente). También puedes obtener flúor en el agua corriente fluorada. No obstante, decenios de estudios científicos han demostrado que el dentífrico con flúor ayuda a controlar la caries y que el cepillado regular con este tipo de dentífrico es una forma fiable de mejorar la salud bucal. Es una buena idea que los niños mayores de seis años usen un dentífrico con flúor. Los niños más pequeños también pueden usarlo si presentan un alto riesgo de caries.

Riesgos de los dentífricos con flúor

Ten en cuenta lo siguiente: por mucho que te guste el sabor del dentífrico con flúor, nunca debes tragarlo. Ningún tipo de dentífrico, contenga flúor o no, debe ingerirse. En el caso de los niños cuyos dientes todavía se están desarrollando (hasta los ocho años de edad aproximadamente), tragar dentífrico con flúor podría provocar una enfermedad llamada fluorosis en su fase inicial en la que el exceso de flúor frena el desarrollo del esmalte dental. Esta interferencia crea manchas o vetas blancas en los dientes que se pueden oscurecer con la edad.

Por ello, muchos dentistas desaconsejan que los niños menores de seis años usen dentífrico con flúor y, si lo hacen, que sea bajo la supervisión de un adulto para que no lo traguen. Por tanto, debes asegurarte de mantener todos los productos con flúor, incluidos dentífricos y colutorios, fuera del alcance de los niños. En el caso de los niños mayores, adolescentes y adultos cuyos dientes se han desarrollado por completo, no existe riesgo de fluorosis.

Tipos de dentífricos con flúor

Siempre opta por dentífricos con flúor recomendados por tu dentista o por marcas de confianza como Oral-B. Además, puedes elegir entre múltiples sabores y tipos de geles o dentífricos con flúor, algunos de los cuales ofrecen beneficios adicionales, como blanqueamiento dental o control del sarro. Y si lo que quieres es refrescar tu aliento, también hay disponibles geles dentífricos con flúor.