Cómo Cepillarse Los Dientes Con Un Cepillo De Dientes Manual

Compartir

¿Qué efecto tiene cepillarte los dientes?

Aprender a cepillarte los dientes correctamente es el primer paso para mantener unos dientes y encías sanos, ya que contribuye a eliminar los restos de comida, la placa y el sarro de las superficies de los dientes. Además, ayuda a reducir el riesgo de caries y enfermedad periodontal, que son los principales causantes de la pérdida de piezas dentales.

Cómo lavarte los dientes en casa

Aunque existen varios métodos para lavarse los dientes con un cepillo de dientes manual, siempre debes consultar a tu dentista para que te recomiende uno y seguir sus instrucciones. Para empezar, usa un dentífrico con flúor y un cepillo de cerdas suaves, y no olvides cambiarlo cada tres meses.

¿Durante cuánto tiempo debo cepillarme los dientes?

Para cepillarte los dientes correctamente, dedica al menos dos minutos al cepillado usando una técnica recomendada que incluya 30 segundos de cepillado en cada sección de la boca (superior derecha, superior izquierda, inferior derecha e inferior izquierda), por la mañana y por la noche. La mayoría de los cepillos de dientes manuales no incorporan temporizadores de dos minutos, por lo que quizás debas tener un reloj a mano para asegurarte de cepillarte durante el tiempo suficiente.

Pasos para cepillarte los dientes correctamente

Tu forma de sujetar el cepillo depende de qué parte del diente estés cepillando.

Paso 1:

empieza por las caras externas e internas y realiza movimientos cortos del ancho de medio diente formando un ángulo de 45 grados con respecto a la línea gingival. Asegúrate de cepillarte también los molares.

Paso 2:

ahora, pasa a cepillarte las superficies masticatorias. Sujeta el cepillo en horizontal y muévelo adelante y atrás a lo largo de estas superficies.

Paso 3:

para cepillar las caras internas de los incisivos, inclina el cepillo verticalmente y realiza movimientos suaves arriba y abajo con la punta del cepillo.

Paso 4:

asegúrate de cepillar la línea gingival con suavidad.

Paso 5:

cepíllate la lengua realizando un movimiento amplio de atrás hacia delante para eliminar los restos de comida y las bacterias causantes del mal olor para refrescar tu aliento.

Ahora que has aprendido a cepillarte correctamente, con un poco de práctica cada día se convertirá en algo automático. Es una de las cosas más fáciles que puedes hacer para mantener tus dientes y encías sanos.