¿Cómo funciona un irrigador dental?

Compartir

¿Por qué es importante utilizar un irrigador bucal?

Todos sabemos lo importante que es lavarse los dientes todos los días. También es importante usar el hilo dental para retirar el sarro más difícil y los restos de comida de entre los dientes, que podrían llegar a causar problemas gingivales. Usar el hilo dental cada día puede ayudar a evitarlos. Un irrigador dental o bucal, puede ser una gran incorporación a tu rutina de limpieza con el hilo dental.

¿Qué es un irrigador bucal?

Un irrigador bucal es un dispositivo de irrigación oral que emite un chorro de agua para que pase entre tus dientes y encías; y que puedas eliminar los restos de comida, placa dental y bacterias. Si lo combinas con la limpieza con hilo dental a diario, un irrigador bucal mejora tu rutina de cuidado bucal. Además, es una forma delicada y efectiva de limpiar coronas dentales, ortodoncias, puentes e implantes dentales.

¿Cómo funciona un irrigador bucal?

Usar un irrigador bucal antes del cepillado y el hilo dental puede ayudar a desprender los restos de comida, lo que facilita su posterior retirada con el hilo dental. Si se utiliza después del cepillado y el hilo dental, un irrigador puede retirar los restos de comida acumulados en las zonas más difíciles. Es muy fácil de usar. Solo tienes que seguir estos sencillos pasos:

  1. Conéctalo a la fuente de agua: esta puede ser un grifo o, simplemente, llenar el depósito con agua templada.

  2. Colocación: coloca la boquilla en tu boca y, empezando por las muelas, sujeta el irrigador separado de los dientes y de las encías. Es mejor que te inclines sobre la pila, para no salpicar agua sobre la encimera cuando lo enciendas.

  3. Selecciona la presión y enciéndelo: puede tener un botón de encendido u otra forma de graduación, en función del modelo. Empieza con el nivel más bajo y auméntalo progresivamente. Asegúrate de que la presión es alta, pero que no molesta. Puedes juntar los labios para evitar que el agua salpique, pero asegúrate de que el agua cae en la pila.

  4. Sigue la línea de la encía: pasa por todos los dientes y dirige el chorro de agua hacia la línea que dibuja la encía con el diente, y entre todos los espacios interdentales. Recorre la parte superior del diente, la base de la encía y todos los espacios interdentales. Dispara el chorro durante dos segundos sobre cada diente, y repite el proceso tanto en la cara interna como externa de los dientes, hasta haber repasado toda la boca. Deberías tardar unos dos minutos.

  5. Vacía el depósito: cuando hayas acabado, apaga el dispositivo, retira la boquilla y vacía el agua sobrante. Si dejas agua en el depósito, podrían proliferar bacterias.

  6. Limpia el dispositivo: recuerda aclarar el depósito del irrigador tras cada uso, para garantizar la higiene del mismo.