AFECCIONES - OTRAS CONDICIONES DE SALUD BUCAL

Dolor de Muela: Síntomas y Extracción Dental

Compartir

¿Todo el mundo tiene muelas del juicio?

Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son las situadas en la última posición de la línea de la dentadura, al fondo de la boca, y suelen ser los últimos dientes en salir. Sin embargo, por diversos motivos, no todos tenemos muelas del juicio. Hoy en día, algunas personas tienen mandíbulas más pequeñas, y muchos no tenemos espacio para estos dientes de erupción tardía.

Dolor causado por las muelas del juicio

La mayoría tenemos cuatro muelas del juicio, una al final de cada sección de la boca. En muchas personas, las muelas del juicio aparecen entre las edades de 17 y 25 años sin causar problemas. En los demás casos, las muelas del juicio pueden quedar atrapadas o impactadas en la mandíbula o simplemente no erupcionan. Esto puede provocar un apiñamiento o desplazamiento de las demás piezas o conllevar el desarrollo de caries dental localizada, infecciones o periodontitis. Las muelas del juicio impactadas adoptan posiciones inusuales en la mandíbula, en algunos casos horizontales, lo que impide que erupcionen con normalidad. No obstante, las muelas del juicio impactadas no suelen causar síntomas ni dolor, y permanecen dentro de la mandíbula de por vida.

Síntomas de las muelas del juicio

En algunos casos, las muelas del juicio impactadas causan problemas. Es posible que aparezca enrojecimiento e inflamación en torno a la zona donde está impactada la muela, así como dolor en la mandíbula, dolor de cabeza y un sabor extraño al morder cerca de la zona de la muela impactada.

Las muelas del juicio son un vestigio de los primeros seres humanos, cuya dieta era más primitiva y necesitaban más dientes. A medida que las muelas del juicio intentan salir, pueden ejercer presión sobre otras piezas dentales y desplazarlas, lo que puede interferir en la ortodoncia. Además, las muelas del juicio parcialmente erupcionadas pueden constituir un medio de crecimiento para las bacterias, cuya acumulación puede provocar una enfermedad periodontal grave.

Extracción de las muelas del juicio

Aunque las muelas del juicio no generen síntomas, algunos dentistas recomiendan extraerlas quirúrgicamente para evitar que causen problemas en el futuro. Por suerte, la extracción de las muelas del juicio es una intervención ambulatoria común que se realiza con anestesia local. Como ocurre con cualquier operación, es posible que presentes sangrado, inflamación y hematomas en los primeros días como resultado de la extracción y que debas guardar reposo. No obstante, la mayoría de los pacientes se recuperan rápida y fácilmente.