Trucos de higiene bucal para lucir una sonrisa más joven y sana

Compartir

Ojea cualquier revista y no verás más que amplias sonrisas de dientes perlados y perfectos. En la televisión, anuncios de productos de blanqueamiento dental con actores sonrientes que muestran unos dientes blancos y resplandecientes. Vivimos en una cultura que siempre va con la sonrisa por delante. La buena noticia es que conseguir una sonrisa sana y que desprenda confianza es más fácil de lo que crees. En primer lugar, ten en cuenta que es normal que tus dientes muestren los signos del paso del tiempo. Si piensas en todo el desgaste que sufren (tres comidas al día, todos los días), no es de extrañar que las perlas de tu boca vayan perdiendo lustre. Sin embargo, con unos pocos cuidados básicos de higiene bucal y, quizás, un poco de ayuda profesional, puedes recuperar una sonrisa sana y juvenil.

Consejos básicos sobre el cepillado

Seguro que lo has oído mil veces, pero es tan importante que tenemos que volver a recordártelo: ¡no olvides cepillarte! Al cepillarnos se elimina la placa que se acumula en la superficie de los dientes. La tecnología dental ha avanzado muchísimo en las últimas décadas, pero cepillarse dos veces al día y usar hilo dental sigue siendo la mejor defensa contra las caries y los problemas gingivales.

Anota estos secretos del cepillado

Quizás esto no lo sepas: la Asociación Dental Americana (American Dental Association®, ADA) recomienda cambiar el cepillo cada tres o cuatro meses. Otro consejo sobre cómo lavarse los dientes: intenta no cepillarte con mucha fuerza. Si presionas mucho, puedes desgastar el esmalte de los dientes.

Blanquea e ilumina

El mejor sitio para iniciar tu cruzada por unos dientes más blancos es la consulta del dentista. La limpieza bucal de rutina (ADA recomienza realizarlas cada seis meses) hace maravillas. Con una pasta dentífrica blanqueadora también notarás una gran diferencia. Busca alguna que no tenga un efecto decolorante (el único tipo de pastas dentífricas blanqueadoras de venta libre con el sello de aprobación de ADA).

Invierte en cambios más permanentes

Los tratamientos de estética dental como las adhesiones, las carillas dentales o el contorneado del esmalte podrían ser lo que andabas buscando. Las adhesiones dentales sirven para cubrir manchas y reparar dientes rotos. Las carillas, una especie de fundas para los dientes, sirven para ocultar huecos interdentales o manchas dentales severas. El contorneado dental, que reestructura el esmalte dental para darle una apariencia uniforme, es una buena opción para corregir irregularidades en los dientes. Continuamente aparecen nuevos productos y procedimientos menos invasivos. Pídele más información a tu dentista.

Elige los snacks adecuados

Te conviene evitar los dulces y bebidas azucaradas como los refrescos durante el día. La placa es un biofilm de bacterias que se forma constantemente en los dientes. Las comidas y bebidas azucaradas provocan que estas bacterias produzcan ácidos que atacan el esmalte, lo que provoca caries. Si vas a comerte un caramelo, hazlo a la hora del postre y cepíllate los dientes a continuación para mantener una buena higiene bucal.

Protege tus labios

Aparte de unos dientes blancos y sanos, hay otro componente que no puede faltar en una sonrisa de cine: ¡unos deliciosos labios! Si vas a exponerte al sol, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades recomienda proteger los labios con un protector solar específico con un factor SPF 15 o superior. Busca un producto de amplio espectro que te proteja frente a los rayos UVA y UVB.