AFECCIONES - OTRAS CONDICIONES DE SALUD BUCAL

Candidiasis Bucal: Síntomas, Causas y Tratamientos

Compartir

¿Qué es la candidiasis bucal?

La candidiasis bucal, también conocida como muguet, es una enfermedad que se produce cuando tiene lugar la proliferación de un hongo llamado Candida albicans en la mucosa de la boca. Aunque cualquiera puede desarrollar una candidiasis bucal, los bebés, niños pequeños, adultos mayores o personas con un sistema inmunitario en riesgo debido a una enfermedad como el VIH son más propensos a padecerla.

Síntomas de la candidiasis bucal

Y a la inversa, las lesiones por candidiasis pueden ser uno de los primeros síntomas de infección por VIH. El principal síntoma de la candidiasis oral es la presencia de unas lesiones de color blanco cremoso en la boca, normalmente, en la lengua o la cara interna de las mejillas. Una candidiasis se puede propagar hasta el paladar y las encías, donde puede generar síntomas como enrojecimiento e irritación. En algunos casos, pueden aparecer lesiones en el paladar o la parte posterior de la garganta. En ocasiones, la candidiasis bucal también se puede confundir con la leucoplasia. Sin embargo, en el caso de la leucoplasia, la causa de las lesiones no es un organismo, sino una irritación crónica provocada por bordes irregulares de dientes, empastes o coronas. Además, las lesiones por leucoplasia se desarrollan paulatinamente, mientras que la candidiasis aparece de improviso.

Causas de la candidiasis bucal

La candidiasis se produce por una proliferación excesiva de hongos que crecen de manera natural en el organismo, por lo que los mayores, los jóvenes y las personas con sistemas inmunitarios débiles presentan un mayor riesgo de desarrollarla. No obstante, una higiene bucal adecuada forma parte esencial del tratamiento de la candidiasis bucal. Los adultos y jóvenes sanos pueden recuperarse de la infección con bastante facilidad, especialmente si siguen una rutina de higiene bucal exhaustiva que incluya cepillarse los dientes dos veces al día y usar hilo dental correctamente a diario. Consulta con tu dentista si presentas algún tipo de lesión en la lengua o la boca para que pueda determinar la causa del problema y establecer un plan de tratamiento. El objetivo de tratar la candidiasis es impedir que la infección se propague.

Tratamiento de la candidiasis bucal

Si desarrollas candidiasis, debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Para prevenir la aparición o reaparición de la candidiasis, sigue una rutina de higiene bucal constante y añade yogur con cultivos activos vivos a tu dieta, especialmente si tomas antibióticos para tratar una enfermedad crónica.

  • Cambia de cepillo de dientes más a menudo Aunque se suele recomendar cambiar de cepillo cada tres meses, en tu caso debes hacerlo con más frecuencia. Una vez que desaparezca la infección por candidiasis, podrás usar tu cepillo de dientes durante tres meses o hasta que parezca desgastado.

  • Elige cualquier hilo dental. En caso de candidiasis, siempre que emplees una técnica adecuada para usarlo, puedes optar por cualquier tipo de hilo o cinta dental como parte de tu rutina de higiene bucal. También puedes usar hilo dental eléctrico.

  • La candidiasis es habitual entre los neonatos y niños pequeños, ya que sus sistemas inmunitarios todavía no se han desarrollado completamente. Si tu bebé o hijo pequeño presenta manchas blancas en la boca, consulta con tu médico o dentista. No obstante, si está sano, es posible que no requiera otro tratamiento que no sea una higiene bucal adecuada. Los niños y adultos sanos también pueden añadir yogur sin azúcar con acidophilus a algunos aperitivos y comidas.

  • El acidophilus es una bacteria beneficiosa que puede ayudar a tratar la infección por candidiasis contribuyendo a restaurar un equilibrio bacteriano saludable en el organismo. Tu médico o dentista también podría recetarte un medicamento antifúngico a corto plazo para ayudar a combatir la infección. Si eres madre lactante, tu médico podría recomendarte que te apliques una crema antifúngica en los pezones para curar la infección de tu bebé.

La candidiasis bucal en los bebés y recién nacidos

En las dos primeras semanas de un recién nacido sano, la candidiasis suele ser bastante común, por lo que las madres lactantes deben mantenerse alerta durante este periodo por si su hijo presenta algún síntoma de infección. Un recién nacido con candidiasis puede mostrarse especialmente irritable y reacio a comer, por lo que los padres deben mirarle la boca para detectar cualquier síntoma de infección. Además, un bebé con candidiasis puede transmitir la infección a la madre.

Las madres de recién nacidos deben mantenerse alerta por si aparecen los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pecho o los pezones durante la lactancia.

  • Dolor agudo en el pecho cuando no están amamantando.

  • Pezones especialmente sensibles o enrojecidos.

  • Piel escamosa alrededor de los pezones.

No obstante, los bebés y niños sanos podrían no requerir tratamiento, ya que la infección puede curarse por sí sola. En algunos casos, añadir yogur a tu dieta o la de tu hijo podría ser la solución para restablecer el equilibrio bacteriano alterado por el exceso de hongo Candida.

¿Cómo se diagnostica la candidiasis bucal?

La mayoría de los médicos o dentistas pueden diagnosticar candidiasis examinando las manchas; no obstante, si tú o tu médico o dentista sospecháis que la candidiasis podría estar asociada a un problema médico subyacente, es importante someterte a una evaluación médica y un análisis de sangre para identificar el problema. Además, si te estás recuperando de una candidiasis bucal, procura limitar la ingesta de pan de levadura, cerveza o vino, ya que la levadura que contienen estos productos puede estimular el desarrollo del hongo.