AFECCIONES - OTRAS CONDICIONES DE SALUD BUCAL

Bruxismo o Rechinar los Dientes: Síntomas, Causas y Tratamientos

Compartir

¿Qué es el bruxismo (rechinar de dientes)?

¿Alguna vez te despiertas con dolor en la mandíbula o dolor de cabeza, o sientes un crujido o chasquido en la mandíbula cuando abres y cierras la boca? Si es así, es posible que tus dientes rechinen durante la noche. El rechinar de dientes, conocido también como bruxismo, no tiene porqué ser un problema dental grave, pero en casos extremos puede provocar una desalineación de los dientes, lo que a su vez puede derivar en una enfermedad periodontal.

Síntomas del rechinar de dientes

Es importante que informes a tu dentista si crees que rechinas los dientes para que pueda identificar cualquier señal de daño en el esmalte dental. En muchos casos, el bruxismo es leve y no requiere tratamiento específico, pero si aprietas o rechinas los dientes en exceso, tu dentista puede recomendarte llevar una férula de noche para proteger los dientes y ayudarte a prevenir otros daños.

Causas del rechinar de dientes

El rechinar de dientes suele ocurrir de noche. Si bien suele estar asociado al estrés, el bruxismo puede estar causado por trastornos del sueño o problemas mecánicos en los dientes, como la falta o rotura de piezas o una alineación incorrecta de los dientes al morder. En algunos casos, el rechinar de dientes no se debe al estrés ni a una alineación incorrecta de los dientes. El bruxismo también puede ser un efecto secundario de trastornos neurológicos como la enfermedad de Huntington y la enfermedad de Parkinson. Algunos tipos de psicofármacos, como los antidepresivos, también pueden provocar bruxismo.

Tratamientos contra el rechinar de dientes

Si tu bruxismo se debe a problemas físicos como roturas en los dientes o una alineación defectuosa de los mismos, tu dentista puede aconsejarte cómo corregirlos con coronas, ortodoncias u otros tratamientos contra el bruxismo que puedan ayudar a remediarlo. Si el bruxismo está causado por el estrés, es importante que intentes identificar los factores que lo causan y encontrar formas de relajarte, como meditación, ejercicio y fisioterapia específica para la mandíbula. En algunos casos de bruxismo, los relajantes musculares ayudan a controlar el problema.